viernes, 21 de junio de 2019

CRÍTICA: RALPH ROMPE INTERNET... ¡Y LA LÓGICA!


Decidí no ser muy severo con la primera, dejando de lado cuestiones como “¿existe un multiverso en esta realidad que nos plantean?”, es decir, al igual que sucediera con Buzz LightYear, no era el único muñeco que fabricaron, aunque él lo desconociera. Del mismo modo, lo lógico es pensar que hay más máquinas recreativas de “Ralph el Demoledor”, aunque en ese local sólo tengan una, por lo cual, decidí centrarme en esa, y entender que fuera de las horas de “actividad laboral”, Ralph y cia compartían su universo para ir a casa, cenar, o quedar con otros píxeles… me parece correcto.
Obviando detallitos que dan verosimilitud a un mundo que no la tiene (en eso radica la fantasía después de todo), me pareció una película bastante correcta y entretenida que, por otro lado, trataba de salirse del viejo patrón de películas Disney, como en realidad ya vienen haciendo desde hace más de una década (pero claro, siempre pesarán más los primeros 40 años de la compañía).
Mi problema viene con esta secuela. Disney aboga de nuevo por cuestiones más cercanas que las del utópico amor romántico, como es en este caso la amistad, o más concretamente, la dura separación de dos amigos que antes o después deben hacer su propia vida, algo típico del mundo adulto que quizá sólo películas menos exitosas como “Tod y Toby” habían hecho, o cómo vemos con Mowglie al final de “El Libro de la Selva”.
Si bien la intención es buena, la película flojea desde temprano.

(AVISO de posibles spoilers)

Después de establecer que para Venélope Cruz es un problema esto de que todo su juego se base en una rutina repetitiva (“¡quiero algo más de la vida, joder!”), me encuentro con la primera cuestión:
Ralph prepara un circuito improvisado que, lógicamente, no forma parte del juego. Cuando una de las niñas clientas de las recreativas acude a jugar a “Sugar Rash” (el juego de Venellope), ya dice algo que me hace pensar: -¡Voy a escoger a Venellope, es la mejor!
Así que como es la mejor, entendemos que deberá ganar. Lo cual se extrapola dentro del universo del propio juego, cuando Vene y una de las contrincantes se pican en quién va a ganar la carrera.
Y yo ahí me pregunto, ¿cuándo alguien juega a “Mario Kart” siempre escoge a Mario? ¿Siempre gana Mario? ¿Luigi, Peach y Toad se resignan o molestan porque las habilidades de Mario siempre sean las mejores o en realidad lo que dictamina eso son las habilidades del propio jugador que lo controla? Y siendo así, ¿todos los jugadores que escogen a Mario ganan siempre?
No tiene sentido.

Pero por si hiciera falta explicación a algo que ya planeta el primer punto flojo, se afloja aún más cuando Venellope decide ir por libre en este nuevo circuito que ha sido creado sin ningún programador humano, recordemos, por un personaje del propio juego que es una I.A. (Inteligencia Artificial).
Y tan chocante es esto que, como cabe esperar, la propia jugadora se da cuenta que el personaje no responde a los botones del volante/mando, apretándolo tanto por la desesperación que se lo acaba cargando.

Es una máquina muy vieja, ya no se venden recambios, sólo hay uno por eBay (plataforma de compra y venta real) pero vale una millonada. Así que el dueño de las recreativas decide desconectar lo máquina, lo que provoca que todos los personajes del juego huyan desahuciados hacia la terminal eléctrica, o sea, la regleta a la que estaba enchufada su máquina, y se queden ahí pensando en qué coño van a hacer ahora.

Y es entonces, a pleno planteamiento, cuando la película arranca su desarrollo habiendo perdido ya todo el sentido… y es que… ¡nos vamos a comprar el volante nosotros! ¿Quién? Pues los propios personajes del juego. Bueno, concretamente Ralph y Venellope.
Sí, ya sé que ya debéis conocer el argumento. Pero repito, unos personajes virtuales pretenden crear dinero real para comprar un volante real en una tienda real, pero lo peor de todo es que lo consigan…
Para hacerlo se hace una breve crítica al mundo de Internet, que me parece correcta aunque algo desdibujada, en la que Ralph empieza a protagonizar todo tipo de vídeos estúpidos para monetizarlos, emulando a los “youtubers” que se forran haciendo este mismo tipo de estupideces.


La cosa es que, se vuelve “viral”, la palabra mágica. Y si es tan viral, ¿nadie se pregunta quién ha creado estos vídeos? ¿Los creadores de “Ralph el demoledor” no reaccionan al ver que su criatura hace “cosas” y se ha vuelto ultra-famoso? ¿No intentan reclamar el contenido o aprovecharlo de alguna manera? Son cuestiones que lógicamente no interesan porque la película no va de eso. Pero no podemos obviar que se trata de un personaje meta-ficticio en un mudo real, y que eso plantee ciertas cuestiones.
A todo esto, y en medio de lo que vuelve a ser otra road-movie Disney (se están haciendo cansinos ya, serán las ganas de irse de viaje de los trabajadores), Venellope no acaba de mostrar todo el interés que debiera en recuperar el volante para su juego, ya que sus miras están en otras cosas. Concretamente acaba de conocer a una latinoamericana cachondona que mola mil y quiere ser como ella y vivir en ese juego, aunque durante las partidas activas tengan que esconderla a los usuarios porque ese diseño de personaje no pertenece a ese juego y nos meteríamos en problemas de propiedad intelectual entre compañías… Pero nuevamente, esto no es lo que importa.

Lo que sí que importa es el egoísmo involuntario que han dado los verdaderos creadores, o sea, la Disney, a Venellope, que aunque tiene una personalidad mucho mejor desarrollada que en la primera, es también la culpable de no acatar las órdenes de comando de un jugador y esto ha provocado el desahucio a todo su juego.
Pero a ella lo único que le importa es cambiar de vida, que me parece bien, pero habría quedado más digno si primero se preocupara en conseguir el recambio del volante que se ha roto por su causa, y una vez su juego esté a salvo, entonces iniciar su despedida (“este ya no es mi sitio y bla, bla, bla”). Lo que me hace seguir preguntándome “¿y los jugadores no van a ver raro que en “Mario Kart” haya dejado de aparecer Mario para siempre?”


Sólo es salvable, como digo, la idea noble de enseñar a los niños con delicadeza que el mundo adulto es una p#ta mierda y que tus amigos no vivirán al otro lado de la acera para siempre. Que la vida cambia y la gente toma caminos que se alejan, pero lo importante es tratar de no perder esa amistad, incluso aunque pasen años sin verse…
Pero sigue siendo una película llena de fallos que no acaba de ser redonda, y concluimos con el último fallo de todos:
¿El dueño de las recreativas no se sorprende de que le hayan traído el volante sin haberlo comprado él, y siendo tan caro como era? Ya ni entro en que los personajes sepan o no dónde “viven”, o sea, en qué dirección y país está el local recreativo en el que viven enchufados… Supondré simplemente que eso lo saben todos los personajes y tampoco hay mayor problema.
La cuestión es que ni tanto una cosa como la otra se muestra. Sólo sabemos que se recupera el volante y que todos son felices. Que Venellope cada vez ve menos a Ralph y él lo va asumiendo con naturalidad, pero no sabemos nada de los clientes que ya no ven a Venellope en el juego.

Y concluyendo, la anéctota del crossover de las princesas. Es, tal como imaginaba, una táctica comercial para promocionar la película; donde sus únicos momentos en el film ya salen en los trailers. Era de esperar que saldrían poco, pero tras tanto cartel junto a ellas, “selfies” promocionales y hasta merchandasing, acabaron conisguiendo engañarme en que tendrían cierto peso como personajes secundarios, pero realmente salen menos que poco.

A destacar el comportamiento de Ariel, que además de ser la más chupa-planos, la han convertido en Giselle. Un amaneramiento y cursilería excesivos que yo jamás le vi a ese personaje.
En cuanto a la conversión de 2D a 3D, alguna, como Ariel precisamente, o Mulán, han quedado monas, pero aunque ha sido interesante verlas en otra técnica, nunca tendrán la misma magia que el dibujo animado tradicional.
Blancanieves, Bella y Cenicienta se han convertido en aliens de ojos enormes y bizcos, a Pocahontas le han hundido la nariz en la cara como si le hubiesen dado un puñetazo, y a Jasmine la han afeado todo lo que han podido, lo que no sé es por qué. Aurora ha pasado de ser una modelo esbelta a convertirse en Bernadette de Big Bang Theory, que ha quedado mona, pero simplemente no es ella.


El chiste de que Mérida pertenezca a otro estudio es gracioso, pero también algo peyorativo, pues queda implícito que es el hecho de hablar como una irlandesa la razón de que no la entiendan. Recordemos que para los estadounidenses todo lo que sea el inglés original, o simplemente inglés no americano, es algo vomitivo. Supongo que pese al feminismo impuesto y el “llamar gordo a un gordo puede ofender”, el fin de la xenofobia no ha conseguido aún ponerse de moda también.



miércoles, 10 de octubre de 2018

FECHA del DVD de "LA SIRENITA LESBIANA: OBRA COMPLETA"

DÓNDE Y CUÁNDO

Hace tiempo (años) que llevo anunciando que el Capítulo, 3 junto con la obra completa, de "La Sirenita Lesbiana" saldría en DVD y Digital, y ya puedo confirmar la fecha del lanzamiento:

14 de abril de 2019, cumpliendo exactamente 10 años desde la publicación del Capítulo 1 en 2009.

Saldrá a través de venta directa en Efrayn.com, en el site de La Sirenita Lesbiana, donde se podrá comprar en los formatos ya mencionados, DVD o Digital, y su pago podrá realizarse mediante tarjeta o PayPal.



MÁS DURACIÓN y NUEVA VERSIÓN del CAPÍTULO 1

El capítulo 3 además, durará el doble que los anteriores, aún no está terminado y ya cuenta con 18 minutos de metraje que, sumando el material que falta, pueden llegar a un total entre 22 y 24 minutos.

Y además de contar con el Capítulo 1 original, incluirá una versión mejorada y no adaptada, sino rehecha para formato panorámico... ¡nada de eso de meter dos cortes mal puestos arriba y abajo!
Se ha recompuesto cada plano, extendido decorados que completos no cuadraran con el formato, y mejorado los dibujos originales, en la medida de lo posible, tanto en color, iluminación como en corregir muchas deformidades propias del dibujo inexperto de la época.





CON Y SIN CENSURA

Sí, por si queréis verlo con los papis, que comprobado está, son los que más se escandalizan, hay una versión para ellos (sí, para los papis y no los niños, que ironía la vida).
Pero no será como la censura de recuadro negro de YouTube, sino una censura gráfica, es decir, veremos a las enfermeras de Andromeda en sostén. Eso sí, aunque Lésbica se ha comprometido a no enseñar los pezones, ella es una quemadora de sujetadores nata, así que no piensa ponerse ninguno, pero su pelo será aún más abundante para tal fin.
Por supuesto, y no os asustéis, no hace falta decir que los capítulos también estarán en su versión original, sin censura, así que ahora es responsabilidad vuestra lo que decidáis ver. ;-)


NUEVA TECNOLOGÍA DE ANIMACIÓN

El capítulo 3 aún no ha sido terminado, por lo que voy a trabajar con el pseudo-estrés de tener una fecha de entrega, lo cual en gran parte ayudará a que no me distraiga con otras cosas, así que es bueno, supongo...
Este último capítulo ha "sufrido" la evolución de años, con lo que notaréis una diferencia evidente en el acabado técnico de diseño y animación.
Hace años que pensé en optimizar la producción con tablas de dibujo a precios más accesibles y resultaban darme más trabajo, porque los dibujos no me quedaban tan definidos como en papel y acababa dibujando a lápiz y tinta...
Así que terminé desanimándome ante la idea de atreverme a invertir en una tabla de dibujo más cara. Pero cuando por fin lo hice, a pesar de que la experiencia de dibujar no es al 100% como la precisión de un lápiz sobre un papel, tiene una semejanza bastante aproximada que suple sus leves dificultades con todos los avances de retocar en el mismo momento cualquier error, de poder dibujar el fotograma siguiente calcando sobre el anterior (cosa que en papel era mucho más tediosa y había que voltear el folio continuamente), y como es obvio, ya no tengo que volver a escanear, lo que venía con el añadido de retocar posteriormente el trazo de los dibujos y sus impurezas; lo que en conjunto hace que todo el valioso tiempo que podría haber perdido lo haya invertido en dibujar material nuevo, mucho más rápido de lo que me habría llevado del modo tradicional.
Además, los dibujos siguen siendo a mano, cosa que por otro lado valoro, pues como muchos sabréis, odio la animación vectorial, con lo que me alegra que ese puntito orgánico no se haya  perdido.





DESDE QUE NACIÓ LÉSBICA

Los seguidores más antiguos sabéis del desfile de censuras que fueron sufriendo el capítulo 1 y 2 por YouTube, la plataforma más conocida que popularizó la obra. Su última censura tuvo lugar este mismo año, 2018, en Amazon Prime Video para UUEE (ya sabéis, los americanos censuran hasta el dedo corazón de una mano y pixelan la boca si dices "caca", ¿qué se podía esperar...?).

Estas censuras más el arduo trabajo de una producción independiente formaron una desmotivación y pereza extremas que detuvieron la continuación/conclusión de la obra tras el capítulo 2, que ha estado tratando de arrancar como un coche calado desde hace años, avanzando poco a poco,  hasta que por fin, entre 2017 y 2018 le he ido metiendo el turbo.

A continuación os dejo un diario de los meses de trabajo para quien le interese:

-Julio y septiembre 2013
-De enero a marzo, agosto, noviembre y diciembre 2015
-Junio a Diciembre 2016
-De enero a mayo, agosto, de octubre a diciembre 2017
-Enero, febrero, de mayo a octubre de 2018




viernes, 22 de diciembre de 2017

CUANDO EMPIEZAS A APRENDER ALGO Y VAS DE ENTERADO

Este es un post algo tonto (pero necesario), que podemos referenciar a un amigo o amiga cuando queremos transmitirle aquella definición/concepto/idea/sensación, mayoritariamente motivada por algo de rabia y repelencia que se desencadena en nuestro interior cuando el sujeto en cuestión dice aquello de “he empezado a estudiar/trabajar/hacer tal cosa” y en consecuencia empieza a darte lecciones.
Generalmente es una cosa de la que nosotros, a distintos niveles de camino entre ser eruditos en la materia o simplemente estar debidamente informados, ya somos conscientes, sin más relevancia, lo guardamos como un conocimiento más y no hacemos gala de ello.
Entonces nuestro amigo nos explica que dicho conocimiento recibe la definición de X, y que consiste en X.

Puede que la denominación no la tuvieras, y siempre se puede agradecer, el problema es cuando le dices “sí, me refería a eso” y ahí se crea el conflicto, ya que tu amigo/a no puede permitir que tú conozcas algo al mismo nivel que él/ella, ya que lo está estudiando/haciendo desde hace toda una semana o mes. Has de entender que esta persona se está preparando para él futuro y él/ella sí quiere ser un erudito en el tema. A él/ella se lo han explicado de primera mano y tiene fuentes consolidadas que le han ayudado a instruirse en el tema, es de lógica que tenga que saberlo mejor que tú...

A este fenómeno podemos denominarlo “cuando empiezas a aprender algo y vas de enterado”. O si prefieres resumir, también podemos llamarlo “sobrecompensación”.
La persona que se inicia en algo, totalmente virgen sobre el tema, siempre lleva consigo su cierta inseguridad, más o menos visible, ya que el mismo sujeto puede ser más o menos consciente. Y todo aquello que aprende en esta nueva fase le alejará de dicha sensación para llevarle al auto-convencimiento de “me estoy convirtiendo en un profesional”; pero para recordarse a sí mismo que lo es debe dejarlo claro.


Véase con un ejemplo sencillo, cuando aprendes un “palabro” cuya denominación no conocías pero definición sí. Usemos la palabra “sugestión” por usar alguna.

-Cuando veo películas de fantasmas y voy por el pasillo de mi casa tengo la sensación de que tengo algo detrás.
-Sí, es normal, te “sugestionas”.

La persona acaba de aprender una palabra que resume a la perfección una sensación larga de explicar y que ve que ha estado ahí toda la vida, pero ella acaba de descubrirla.
Dicha persona, que acaba de apadrinar la palabra, querrá estrenarla lo antes posible, por ejemplo.

-Oh, qué calor hace, así da mucha pereza hacer cosas...
-Sí, al hacer calor te sugestionas con que te van a faltar las fuerzas y ya por eso haces nada...
-...
Si no mal usado directamente, al menos usado con calzador.



La conclusión es que nos va a molestar precisamente porque esa persona se está formando en agrandar sus conocimientos o experiencias, pero al menos en este caso tú estás a un nivel más alto y tiene que desplegar tu sana condescendencia para que la persona no te rebata que tu definición y la suya son la misma, por muy respaldada profesionalmente que esté la suya.
Tocará ser buen samaritano y obsequiarle con la sensación de que sabe más que tú a fin de ganar seguridad en su campo, o bien, puedes referenciarle a este artículo. ;-)

sábado, 24 de junio de 2017

ABANDONO YOUTUBE

Una de cal y una de arena. Hoy estoy de enhorabuena porque por fin he hecho pública la 3ª entrega de mi mini-serie/cortometraje “Luisabelarda Topacia”, publicada hace menos de 24 horas.
Por este motivo estaba terminando de exportar un vídeo extendido (unos 11 minutos) de tomas falsas y escenas de “backstage”, cuando de repente he pensado: -No sé si me apetece tener otro vídeo que no va a superar las 300 visitas en varios meses... -
A fin de cuentas, estas frivolidades se han de tener en cuenta de cara a la reputación de un canal (de YouTube) que ya es veterano, ya que, señores, lo abrí en 2006... “HolaSoyGerman” y “ElRubius” (y otros populares que aún graban con una webcam del Carrefour) abrieron sus canales en el año 2011, el mismo año en que yo firmaba mi primer contrato discográfico y sacaba mi primer disco de autor (segundo sin contar el anterior de versiones).
Con toda esta extensa introducción quiero ir al tema:

Queridos amigos y amigas. Estoy planteándome seriamente abandonar YouTube. No inmediatamente, pero sí en un futuro cercano.
No digo esto para llamar la atención ni buscando ningún tipo de reacción, sino tras unas observaciones, de más viejas a más recientes, que están resultando ser detonantes inminentes, resumidas en dos puntos y que explicaré abiertamente:




1º Mis ingresos han bajado cerca de un 80% de un mes para otro desde inicios de 2017.
Esto más que nada me tiene impactado, principalmente porque no lo entiendo (o entendía todavía). No entro ya en la consternación, desmoralización... y demás adjetivos, de ver cómo el valor de mi trabajo ha devaluado así (más aún quiero decir)...


2º Podría agarrarme a la idea de que lo importa sigue siendo compartir mi arte y conectar con las personas, que siempre será una de las prioridades, incluso aunque esto supusiera asumir mi auto-desprecio hacia mi propio esfuerzo al permitir que no reciba la atribución que se merece.

El caso es que ni para esto me sirve ya YouTube, pues he ido en un “decrescendo” en el que antes subía un vídeo, y si no se trataba de animación (mi producto estrella), tenía un baremo garantizado de un mínimo de 1.000 visitas que alcanzaba con esfuerzo en dos días a lo sumo, a unas 3.000 visitas si la cosa no se resentía demasiado. 
Si el material además, pese a no ser un pistoletazo de salida potente, acababa por interesar, esas visitas podían ir aumentando lentas pero sin pausa con el tiempo.

Ahora subo un vídeo, incluso de algo más comercial, llamativo, colorido, “producto pop”, y me quedo en 300, 400 visitas... Casi da igual de lo que sea. ¡¿Qué ha pasado?! ¡He ido menguando tan poco a poco que me he convertido en Pulgarcito sin darme cuenta! Y acostumbrarse a esto ha dejado de ser una opción.




Podría pensarse que con lo que diré a continuación simplemente busco una excusa porque estoy resentido.
Bueno, para mí no es una excusa, es la razón... y sobre lo otro... sí, estoy resentido, y no tengo ningún interés en negarlo.
Ya que para empezar esto se debe a la creciente oleada del fenómeno conocido como "youtuber", siempre estuvo ahí, pero nunca tan presente. La plataforma está desde algunos años favoreciendo en visibilidad a los materiales de emisión más continua y por tanto más virales (no, esto de hacer un trozo de una puñetera película cada año no nos interesa).
Pero es que de unos meses para acá todo se ha ido volviendo más cuadriculado que nunca, hasta puntos insospechados, en la trastienda de YouTube. Los cambios en la plataforma han empezado con en el reparto de pagos, favoreciendo a los creadores del tipo de material rápido mencionado antes, esto lo vemos en cosas como pagar por primera vez en la historia por cada suscripción nuevo que recibas. ¡Alucinante!
Lógicamente no todo va a ser “dar” para YouTube, así que el dinero que se gastan en eso, se lo restan a los visionados de los vídeos. Y es que a fin de cuenta grabarse delante de una cámara haciendo el “monguer” no tiene porque rentabilizarse tanto, pero eso sí, si a la gente le interesa verte haciendo el “monguer”, a nosotros nos interesa hacer dinero contigo, y de ahí que te paguemos por los suscriptores. Y con muchos suscriptores, tendrás muchas visitas, con lo que no notarás el descenso de ingresos de los visionados.

Eso ha relegado cosas más artísticas a una viabilidad casi nula, dado a que, como leí por ahí hace poco (y razón que me ha hecho pensar en esta conclusión): -para aquellos, como los artistas, que no crean su contenido como si fuesen “CHURROS!”- el modelo de negocio que ofrece YouTube ha dejado de ser rentable (¿si es que alguna vez lo fue?).

Aún tengo pendientes algunos vlogs sobre temas que quiero tratar, y por tanto los grabaré independientemente de las visitas que me reporten y algunos vídeos para "Desdoblados". Posibles trabajos puede que sean subidos, ya sea a modo de vista previa gratuita para publicitar, como con “Rapunzel Nabunzel”, o directamente como vídeo de pago/alquiler. Así que aún me queda algún tiempo en el gallinero o visitarlo eventualmente. Pero ya he comprendido que no es mi sitio.
También quiero dejar constancia de que para mí será una liberación. Llevo sufriendo los estigmas de esta plataformas desde hace mucho tiempo, y para mí ser llamado en más de una ocasión "youtuber" ha sido un insulto bienintencionado, pero insulto a fin de cuentas, pues es una etiqueta muy limitada para englobar el trabajo de un Cineasta, Cantautor, Músico e Ilustrador. En definitiva "Artista", no "youtuber".

YouTube ha sido infestado de una plaga, y como dice el refrán sobre una de ellas “sarna con gusto no pica”. Los espectadores lo quieren, y piden más, así que lo seguirán disfrutando. Pero entonces otros tendremos que irnos con la música a otra parte donde se dignifique nuestro trabajo.
Para el resto... The show must go on, que viva el Rubius y lo que quiera que sea que venda (¿cómics hechos por otras personas, Fanta?) y demás prole, que Dios los crea y ellos se juntan.

PD. Qué refranero estoy hoy...


domingo, 18 de diciembre de 2016

LA BELLA Y LA BESTIA 3: PRIMERAS IMÁGENES


A presunción del futuro y presunto éxito de la cinta live action que tendrá estreno el 17 de marzo de 2017, la casa de subproductos del ratón ha decidido desenterrar la insana costumbre de volver a esas "divertidas y alocadas" secuelas cuyo entretenimiento se basa en destrozar las películas antecesoras, y esta vez le ha tocado el turno al clásico animado que pronto encarnará Emma Watson.

Poco se sabe aún del film, salvo que será seguramente un lanzamiento para vídeo, y que el argumento se centra en la continuación de las vidas de Bella y el Príncipe Adam (Bestia) después de romper el hechizo.
Ésta vez el castillo se enfrenta a un nuevo y vengativo hechizo del que Bella será la víctima por primera vez, perdiendo todos sus recuerdos
junto a Bestia.
Cuando Gastón, que consiguió sobrevivir a la caída, vuelve a buscar a Bella al castillo para llevársela con él, ambos sufren un encantamiento en el que son transformados en bestias. ¿Podrá el príncipe Adam romper el hechizo de su amada? ¿...y habrá alguien que pueda amar ahora a Gastón?

Una cinta que reza por la belleza en el interior, únicamente recompensada por la finalmente belleza física que da como premio el fin de un encantamiento, y que hará las delicias de toda la familia... una familia de orcos.







lunes, 10 de octubre de 2016

LAS HERMANAS DE LÉSBICA HABLAN POR 1ª VEZ EN “LA SIRENITA LESBIANA 3”

Las hermanas de Lésbica, hasta ahora meras figurantes en la obra, contando sólo con dos planos estáticos en el capítulo 1 y capítulo 2 respectivamente, reaparecerán en el tercer y último capítulo que lleva suspendido desde que en 2011 La Sirenita Lesbiana recibiera repetidas censuras en una de las plataformas que la dio a conocer, el famoso YouTube.

Desde entonces la desilusión y la apatía se adueñaron de este proyecto que se ha ido produciendo de manera intermitente a marchas forzadas en todo este tiempo y que, aún a 2016, sigue su producción, contando con cerca de un 60% del material terminado.


El guión del capítulo 3 fue escrito exactamente en  abril de 2009 y retocado durante 2011. Sus últimas modificaciones han sido en 2016 para extender la trama añadiendo más peso a personajes hasta ahora olvidados como eran las otras cinco hijas no protagonistas del Rey Pezón, incluyendo a éste último que también tendrá diálogo por primera vez en la obra.
Las hermanas de Lésbica tendrán hasta tres escenas en la última entrega, donde también volveremos a ver a Andromeda y qué se hace de su plan empresarial de “Princesas Cantantes”, así como ver el desenlace entre Lésbica y la Princesa de Bollos que se ve amenazado por la presencia de la Princesa del Reino Vecino.



El capítulo 3 también traerá una colaboración vocal especial por parte de 
Eduardo Gutiérrez (voz oficial española de Roger “American Dad” y Stewe Griffin “Padre de Familia (Family Guy)”.






A la conclusión de este episodio de desenlace posiblemente se trabajará en la edición especial de la obra completa que será comercializada en DVD y YouTube Red (vídeos de pago) como ya lo hiciera “Rapunzel Nabunzel” en 2015. 
Mientras tanto, aún queda seguir subiendo la montaña...


* Aquí podéis ver la lectura de un fragmento del guión del Capítulo 3



Recordaros que también podéis ver los primeros 6 minutos de adelanto en YouTube Red:






miércoles, 23 de marzo de 2016

¿UNA NUEVA ETAPA?

Estas últimas semanas estoy viviendo una nueva fase creativa... Distinta, probablemente infructuosa a nivel económico; pero que está resultando ser un oasis para evadirme de mi actual situación artística.
Así que paradójicamente, si tenía poco trabajo acumulado ya, me aventuro en una nueva propuesta que nacerá en YouTube, en forma de canal y con el nombre de "Desdoblados".

Sin embargo, hoy no quiero hablar de eso, pues aún es pronto para adelantar detalles. Hoy lo que quiero es desahogar qué me ha llevado a esta "desconexión" o "doble carril" que me desviará de mi actual camino. Y para quien se quiera quedar a leerme, ahí empieza mi vómito mental:

No voy a mentir, la fama es un pastelito a prueba de diabéticos que se deja morder con fácil agrado. Puedo decir con orgullo y satisfacción (como el ex-rey de España), que he disfrutado al protagonizar situaciones sociales como la de que te pidan un autógrafo, te miren de lejos con una sonrisa tímida cuando caminas entre la gente tras dar un concierto, o que te pregunten si eres tú en un centro comercial. Sube el ego, tan sencillo como eso.
Pero para quien no lo sepa, yo soy una persona un poco asocial. No es que no me guste la gente, pero como buen artista, soy muy mío, y no me siento a gusto con cualquier persona, y los desconocidos siempre generan nerviosismo, como trataba de explicarle la mamá de Capercuita a su hija. Así pues, en mis cerca de diez años de carrera internauta (que es donde empezó todo), yo no he tenido un interés desmesurado en hacerme famoso, más allá de lo gratificante que resulte para mi ego un par de anécdotas como las contadas.

Eso no significa sin embargo, que no quiera que mi trabajo no sea famoso; porque a fin de cuentas, crear es compartir. Empieza y acaba un momento en la auto-satisfacción de hacer un trabajo propio, en el que pasas de estar feliz con lo que has hecho, a querer mostrarlo, tal como hace un niño de cinco años cuando muestra a sus padres el dibujo que ha hecho en la guardería.
Parece que queramos o que incluso necesitemos una aprobación por parte de nuestro medio.
El problema es que dicha aprobación se hace necesaria cuando pasas de querer hacer un dibujo, para el cual te bastas tú solo, a necesitar hacer cientos de ellos para una producción. O cuando incluso ya los tienes hechos (que es lo más difícil), y ahora toca enseñarlos; es entonces cuando se presenta la pregunta, ¿cómo lo hago?
Necesita ayuda del medio.



¿Quién es ese medio? La industria, sin duda. Distribuidores, productoras, contactos, direcciones y teléfonos que, en suma, se resuman a “colocar” un producto para que el mundo sepa que lo has hecho, ya que además de hacer las cosas, hay que informar de que existen.

En este punto de mi carrera, es donde he hallado mi mayor frustración, como es sabido para muchos de los que siguen mi trabajo. No se puede vivir del aire ni crear a partir de las nubes del cielo, pero aún es más indignante que logres hacerlo y no se presente la atención que merece a tales creaciones.  Y sin ánimos de ahondar mucho más en un tema que para mí es aburrido hasta el hastío, he llegado a la conclusión de la “relatividad” para calmar mi ansiedad creativa.

La historia se escribe con los nombres de muchos artistas cuyo trabajo se ha hecho famoso después de muertos. Me reconfortaría saber que a mí me sucederá eso, pues como digo, ego a parte, mi verdadero amor al crear, es hacer llegar mi trabajo a la gente.
Pero mientras tanto, estoy vivo, y de momento, salvo anécdotas que distraen el diagrama de mis éxitos, estoy prácticamente donde empecé, sólo llegando lejos, cuando llego, con mi propio esfuerzo, y muy cansado tras el camino.
Es por esto que, no hace demasiado tiempo, anunciaba como quien no quiere la cosa en mi página de Facebook, que tras terminar algunos de los trabajos pendientes que tengo, y que sin duda ya me garantizan mucho tiempo en activo con ellos, después probablemente me retire.
Esto no significa que vaya a dejar de crear, aunque sé que es difícil no hacer esa lectura.
Lo que quiero cambiar es el modo en el que lo hago y para quien lo hago.
Me gustaría decir que he aprendido, pero lo apropiado es decir “estoy aprendiendo” a no esperar nada, ni del porcentaje mid-cult de mi público (que lo tengo, evidentemente, como cualquiera que haga creaciones de algún tipo), ni del sector “profesional”.
Pues a fin de cuentas, y como mencionaba antes, “relativizar” ha sido mi salvación. 




 Hace no mucho hablaban del Oscar que recibió Leonardo DiCaprio, sin entrar a valorar si lo merecía más o menos, o de si lo merecen más que él otros artistas que llevan mucho más tiempo en la profesión, una cosa me parece indiscutible... si sus seguidores comentaban que ya tocaba que a DiCaprio le dieran por fin una estatuilla, ¿no significa entonces que ya veían su mérito? Entonces, ¿qué valor tiene un Oscar? ¿Qué valor tiene un premio?
Es un reconocimiento oficial, sólo eso. Y no es poco, eso mola, si me dan uno a mí no diré que no. ¿Pero hasta donde tiene importancia dicho reconocimiento? ¿Ante quién y de quién viene? Cuando aún era sólo una sombra de mí mismo y no tenía ni un micro decente para grabar algo más de 5 segundos sin chasquidos, le dije una vez a una persona, que si mi trabajo podía llegar a un par de personas eso ya me haría feliz.

Como obviamente somos avariciosos, luego he empleado más tiempo en la infelicidad que proporcionaban mis limitaciones, que en la felicidad de lo que ya había conseguido. Pero ahora me encuentro volviendo al origen de las cosas, a esos pensamientos básicos y auténticos.
Sin duda, si tuviera un “un Oscar”, es más que probable que no estaría haciendo estas reflexiones tan "profundas" que me hacen pegarme el moco de "persona auténtica", claro, no lo niego. Pero por la realidad que sea, en ello es en lo que estoy pensando.
Veo artistas que sí son reconocidos a nivel nacional o incluso mundial, y siguen teniendo que bailarle el agua a su público para seguir manteniéndose en una industria fría, gris y superficial, en algunos casos tan fría, gris y superficial como son muchos de esos artistas.
Así pues, como dijo una vez un personaje de Woody Allen, tras decir todo esto, “no sé lo que quiero, pero sí sé qué es lo que no quiero”. Y desde aquí empieza una nueva etapa para mí.